viernes, 5 de enero de 2018

¡Descansito obligado!


Queridos reyes y reinas, tengo que cogerme unas vacaciones obligadas porque ¡estoy de mudanza! En enero comienza una nueva etapa muy importante para mí, ya que me independizo con mi novio y nos vamos a vivir a otra ciudad, por lo que, como muchos sabréis si habéis sufrido estos traslados, será un mes de locos: sin Internet, organizando todo, listas interminables de cosas por comprar, limpieza, etc. 

>> Las reseñas pendientes saldrán, por tanto, en febrero <<


Me he sumado a tres retos literarios para empezar durante mi periodo off-blog. Dos de ellos son de Crucero Místico y Literario y otro de la instagrammer @m.yandro.


Seguimos en contacto por redes sociales. ¡Y espero que hayáis tenido unas bonitas Navidades! 

Cualquier cosa: evafrairo@gmail.com

sábado, 30 de diciembre de 2017

Literatura hasta el final.

Queridos seguidores, aquí habrá literatura hasta el final. Hasta el final del año y de todos los años porque disfrutamos mucho de ella, ¿verdad? Antes de que termine este magnífico mes, quiero presentaros un proyecto que estoy representando junto al resto de embajadoras:

No sé si habéis oído hablar de este libro, El rostro en el laúd de M.A. Álvarez, pero durante el tiempo que duren las fiestas, su compra lleva asociada un paquete de regalitos que os va a gustar mucho.



Seguro que mis seguidores más fieles ya conocen a M.A. por su paso en mi Sala de Espejos (aquí). Le hicimos una entrevista donde pudimos conocerla un poco más junto a sus obras El rostro en el laúd y Casos Descartados. Y pronto volverá a aparecer en el blog porque os traeré la reseña del libro que hoy nos ocupa. Sí, no he podido resistir adquirir un ejemplar en papel de esta novela de tintes góticos desarrollada en Sevilla.


Si alguno de vosotros siente el llamado, puede enseñarme a mí misma el justificante de compra y yo me encargaré de hacerle llegar los regalos asociados. 

Vamos a empezar un nuevo año a lo grande, rodeados de libros y lectores bonitos. ¡Gracias por estar ahí! ¡Gracias por acompañarme en esta aventura!

lunes, 25 de diciembre de 2017

Reseña: El teatro flotante.

¡Queridos seguidores! Hace mucho que no os traigo una reseña, pero los preparativos del último mes del año me están robando mucho tiempo. Por suerte, siempre saco un ratito para volver con vosotros, y lo hago nada y más nada menos que con una lectura de HarperCollins. Espero que no os cause mareo los viajes en barco...


¿Por qué decidí leer El teatro flotante? Me encantó la idea romántica de leer un libro sobre un teatro dentro de una barcaza que recorría el río Ohio. Creo que no me lo pensé mucho más.

¿Cómo es la lectura de El teatro flotante? Me siento un poco nerviosa porque no he leído ninguna otra crítica de este libro en español. Todas las valoraciones que he visto son de habla inglesa, así que puede que esta sea una de las primeras reseñas que reciba Martha desde nuestro país. Y eso es una gran responsabilidad.

Lo primero que quiero resaltar de esta historia es la ambientación. Como ya dije en la pregunta anterior, la idea de navegar por el río Ohio sobre una barcaza que acoge a una pequeña compañía de teatro, es encantadora. Y la forma de describir cada detalle es excelente. Sin permitir que nos aburramos, zarpamos río arriba o río abajo con esa incesante sensación de humedad pegada a la ropa junto al chapoteo del agua sobre las maderas del barco y el olor del fango al llegar a las orillas. Por las mañanas se levanta una neblina que rodea a los hombres mientras elevan el ancla, y por las noches el silencio sepulcral comienza justo en el punto en el que terminan los aplausos de cada función. Las obras, muchas veces, se deben valorar en virtud de la fuerza de las descripciones, y esta es una de esas veces en las que no te pasan desapercibidas.

El tema del teatro, desde mi punto de vista, tiene la misma fuerza que el que pretende ser el eje central de la trama: la abolición de la esclavitud. Creo que este equilibrio de fuerzas se debe a que el argumento sobre la esclavitud aparece ya en la mitad del libro, y se continúa en paralelo a la vida de la compañía de teatro. Como podéis intuir, toda la novela es una fuerte y bien documentada crítica social sobre la situación que vivían las personas de color en el sur de América, donde eran usados como esclavos en pésimas condiciones. La protagonista se verá inmersa en peligrosas situaciones para ayudarles, y pondrá en peligro la vida de muchos otros con sus actos, que, por otro lado, se los han impuesto.

A pesar del grado de emoción que podríamos prever en la trama, la tensión es floja, incluso cuando a partir de la segunda mitad del libro los acontecimientos se precipitan unos tras otros. Y digo que es floja porque la autora no ha elegido en ningún momento el componente dramático en la obra, y eso siempre resta emoción. Ha preferido usar el realismo, sin exaltar ni inflar los momentos clave. De esta manera, lees situaciones realmente importantes, inquietantes e injustas, pero la autora no se aprovecha para manipular tus sentimientos. Creo que hay más cabida para la reflexión que para la emoción. Pero, aunque no te mantienes con la piel de gallina, debo reconocer que también es muy loable tratar algo tan delicado como la esclavitud sin dramatismos. Por eso quiero apreciar lo bien medida que está la obra, como si hubiese pasado por las manos de una experta costurera.

Foto realizada por La Reina Lectora

¿Os he dicho ya que la protagonista es costurera? De las mejores, además. Por sus manos pasarán muchas telas dentro de la compañía de actores, que acentuarán aún más el elemento costumbrista de la obra, y hogareño de la barcaza-teatro. Ella es una mujer inocente, en la cual se produce cierta evolución madurativa. Y es también la encargada de poner la nota irónica a una obra que tenía todas las papeletas para ser seria, dado el tema que trata. Sus personajes juegan un papel esencial a la hora de sacarnos sonrisas que hagan de la novela un argumento más distendido.

Lo que no me ha gustado nada es el romance. El romance hay que intuirlo, y todo el rato parece que no hay espacio para él. Quizás no lo haya, porque el tema más importante de todos es la lucha por los derechos de esos hombres y mujeres que ni si quiera tienen la oportunidad de amar. También es cierto que ahora estamos acostumbrados a libros con mucha carnaza, y salir del esquema es difícil.

Por último, el final tampoco ha sido de mi agrado. Mucho ruido y pocas nueces. Te quedas un poco fría, pero no sabría explicar por qué sin haceros spoilers, así que me lo guardo para mí.

A pesar de los peros que podáis leer en mi reseña, en general esta obra me ha gustado mucho y os la recomendaría a todos. Tiene elementos preciosos como la atmósfera, la ambientación, los personajes, las rutinas de la vida de la gente que se incluyen entre las páginas, lo romántico de la idea de un barco-teatro y sobre todo, la fuerte crítica social hacia la esclavitud y la necesidad de luchar contra ella. Sin embargo, es cierto que aunque había momentos en los que realmente lo pasabas mal por la situación en la que se veía inmiscuida la protagonista, la tensión es algo plana. El final flojo. Y la historia romántica tenemos que intuirla, sin darnos mucha carnaza.


¿Volvería a leer algo de Martha Conway? Definitivamente sí. Su forma de escribir y de construir la personalidad de los personajes me ha gustado mucho. Además, creo que es una autora que tiene buenas ideas y que se toma muy en serio sus argumentos, documentándose y siendo capaz de presentar una estructura creíble e interesante.

Otras reseñas de HarperCollins:

¿Qué os parece este libro? ¿A vosotros también os llama la atención la idea del barco-teatro? ¿Os gustaría leerlo?


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...